domingo, 27 de agosto de 2017

Vacíos de obras.

Vacíos de obras.

La palabra tiene fuerza cuando va acompañada de las obras. Cesen, por favor, las palabras y sean las obras quienes hablen.

Estamos repletos de palabras, pero vacíos de obras, y por esto el Señor nos maldice como maldijo aquella higuera en la que no halló fruto, sino hojas tan sólo.

« -dice san Gregorio- es poner por obra lo que predica.» En vano se esfuerza en propagar la doctrina cristiana el que la contradice con sus obras ".
(David Rios).

sábado, 26 de agosto de 2017

Juzgar antes de tiempo.

JUZGAR ANTES DE TIEMPO

En los días en que un helado costaba mucho menos, un niño de 10 años
entro en una heladería y se sentó en una mesa. La mesera puso un vaso
de agua enfrente de el.

-"¿Cuanto cuesta un helado de chocolate con maní?", pregunto el niño.
-"Cincuenta centavos", respondio la mes era.

El niño saco su mano de su bolsillo y examino un numero de monedas.

-"¿Cuanto cuesta el helado de chocolate solo?", volvio a preguntar.

Algunas personas estaban esperando por una mesa y la mesera ya estaba
un poco impaciente.
-"Treinta y cinco centavos", dijo ella bruscamente.

El niño volvio a contar las monedas.
-"Quiero el helado solo", dijo el niño.
La mesera le trajo el helado, puso la cuenta en la mesa y se fue a
seguir con su trabajo. El niño termino el helado, pago en la caja y
se fue.

Cuando la mesera volvio, ella empezo a limpiar la mesa y entonces le
costo tragar saliva con lo que vio. Alli, puesto ordenadamente junto
al plato vacio, habia veinticinco centavos... su propina.

Jamas juzgues a alguien antes de tiempo.
(
http://www.egrupos.net/grupo/mensajesdeamor
).

elamordediosconceco@gmail.com

viernes, 25 de agosto de 2017

Convertirse en hombres de paz.

Convertirse en hombres de paz

Amarás a Jesús porque es el "amigo que nunca falla"

y es tu camino, tu verdad y tu vida.

No lo concebirás como una "fría idea",

como "algo conceptual", sino como alguien,

como una persona entrañable, íntima y cariñosa.

No será para ti un Dios farmacia, adonde acudes

cuando te duele algo y sólo cuando te duele algo.

Verás a Jesús como "el hombre que más ha amado,

del modo más consciente, más voluntario y más gratuito".

Meditarás su testamento: "No hay mayor prueba

de amor que dar la vida por aquellos a quienes ama".

Y Él la dio "a tope", "hasta el extremo".

Nunca pensarás que Jesús vino a condenar el amor,

sino a decirte que "el amor sin falsificaciones"

es la señal inequívoca de los suyos.

Dirás al mundo que Jesús es quien mejor enseña

a descubrir la dignidad de la persona humana.

Serás un hombre auténtico cuando hayas tenido

una experiencia fuerte de la persona de Jesús.

Cuando conozcas en profundidad a Jesús,

tu actitud será plena donación, no un "préstamo barato".

Sólo Jesús te hará completamente libre,

pues sólo Él es tu libertador.

Cuando estés totalmente identificado con Cristo,

te será fácil "gastar tu vida por los demás".
(Desconozco el autor).

elamordediosconceco@gmail.com

jueves, 24 de agosto de 2017

Hacer el cambio posible.

Hacer el cambio posible

“Las cosas no cambian cambiamos nosotros.” Henry David Thoreau


Constantemente recibo correos preguntándome si es posible cambiar. Muchos no creen que puedan cambiar y honestamente están en lo cierto, son sus creencias, estas personas no creen que puedan cambiar de una conducta negativa a una conducta positiva. Muchos no creen que su situación pueda cambiar o mejorar y caen en la resignación, perdiendo toda esperanza.

¿Eres tú de aquellos que creen que se perdió toda esperanza de cambio?

“Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos.” Víctor Frankl

Hoy quiero decirte que el cambio es posible. Hay un relato que quizás ya conozcas y es muy interesante lo que podemos aprender de la oruga y la mariposa.

Una pequeña oruga caminaba un día en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un saltamontes. “¿Hacia dónde te diriges?” – le preguntó -. Sin dejar de caminar, la oruga contestó: “Tuve un sueño anoche: soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle. Me gustó lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo”. Sorprendido, el saltamontes dijo mientras su amigo se alejaba: “¡Debes estar loca!, ¿cómo podrás llegar hasta aquel lugar?, ¿tú?, ¿una simple oruga? …. una piedra será una montaña, un pequeño charco un mar y cualquier tronco una barrera infranqueable…”. Pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escuchó, su diminuto cuerpo no dejó de moverse. De pronto se oyó la voz de un escarabajo preguntando hacia dónde se dirigía con tanto empeño. La oruga contó una vez más su sueño y el escarabajo no pudo soportar la risa, soltó la carcajada y dijo: “Ni yo, con patas tan grandes, intentaría realizar algo tan ambicioso”, y se quedó en el suelo tumbado de la risa mientras la oruga continuó su camino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros. Del mismo modo la araña, el topo y la rana le aconsejaron a nuestro amigo desistir: “¡No lo lograrás jamás!” le dijeron, pero en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir. Ya agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar y construir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar. “Estaré mejor”, fue lo último que dijo y murió. Todos los animales del valle fueron a mirar sus restos, ahí estaba el animal más loco del campo, había construido como su tumba un monumento a la insensatez, ahí estaba un duro refugio, digno de uno que murió por querer realizar un sueño irrealizable. Esa mañana en la que el sol brillaba de una manera especial, todos los animales se congregaron en torno a aquello que se había convertido en una advertencia para los atrevidos. De pronto quedaron atónitos, aquella costra dura comenzó a romperse y con asombro vieron unos ojos y unas antenas que no podían ser las de la oruga que creían muerta, poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueron saliendo las hermosas alas de mariposa de aquel impresionante ser que tenían en frente, el que realizaría su sueño, el sueño por el que había vivido, por el que había muerto y por el que había vuelto a vivir. Todos se habían equivocado.

Tu puedes cambiar si tienes un sueño por el cual luchar.

¿Cuál es tu sueño? ¿Qué es lo que te impide cambiar? ¿Por qué te resistes al cambio? ¿Cuáles son las creencias que te limitan? ¿Qué pasos puedes dar para cambiar tu vida?

“No le temas a los cambios, toda la vida desde que naces es un cambio”

El cambio ocurre cuando dejo de ser reactivo y me convierto en una persona que elije actuar de manera responsable ante la vida. El cambio ocurre cuando dejo de culpar a los demás de mi situación y me convierto en parte de la solución.

El cambio es posible cuando hay un verdadero compromiso al cambio. Sin compromiso no hay cambio y sin cambios positivos en mi vida mis sueños se desvanecerán.

Hoy es el mejor día para comenzar a cambiar tus creencias, pensamientos, conductas y actitudes que dificultan tu camino hacia el logro de tus sueños. Si te cuesta cambiar es tiempo de pasar por un proceso transformacional y experimentar el cambio que anhelas.

En amor y liderazgo,

Pedro Sifontes
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

Saber perder el tiempo.

Saber perder el tiempo

Una afirmación dice:

"Hay que saber perder el tiempo".

Indudablemente, hoy se pierde el tiempo,

y eso es algo paradójico en estos días nuestros

en los que todo el mundo está apurado, saturado

de ocupaciones y obligaciones sociales,

personales y de trabajo.

Sin embargo, ¡cuánto tiempo se pierde inútilmente!

Por eso deseo hablarte de un modo de saber

perder el tiempo, de un modo de perderlo

eficazmente y no inútilmente.

¿Sabes cuál es?  Escuchar al que viene a nosotros

para contarnos su problema, a veces en el momento

menos apropiado para nosotros, o cuando nosotros

estábamos menos dispuestos anímicamente.

El que viene a nosotros para desahogarse de algo

que interiormente lo tortura, de algo que lo oprime;

el que quiere volcar su pena en nosotros porque ya

sus fuerzas desfallecen y necesita que alguien le de

una palabra de aliento; el que va buscando un consejo

para saber obrar en determinada circunstancia;

el que necesita saber si va bien por tal o cual camino...

y tantos otros más... todos estos prójimos nuestros

tienen derecho a que nosotros los escuchemos,

perdamos el tiempo con ellos, aun a costa de algunas

ocupaciones nuestras que pueden esperar, y aun a costa

de que se aumente en nosotros la carga emocional

que ya pesaba sobre nuestra conciencia por los asuntos

personales o del hogar.

Qué poco cuesta hacer el bien cuando uno se lo propone...

Con más frecuencia nos angustia el mal que hacemos que,

en cambio, el bien que no hacemos.

Sin embargo, no sabe cuánto bien hace el que no hace el mal;

aunque tampoco sabe cuánto mal hace el que no hace el bien.

Y cuánto bien dejamos de hacer simplemente porque no

nos lo proponemos. Es la actitud de los brazos cruzados,

de los brazos caídos, es el echarse en la poltrona de la inacción.

Abre tu corazón al que sufre; escucha al que quiere hablar;

aconseja a quien acude a ti; comprende al que se desvía;

acompaña al que sufre soledad.

¿Eso es perder tiempo?  Sí, eso es perder magníficamente

el tiempo; y perder magníficamente el tiempo es la mejor

forma de aprovecharlo.

(Desconozco el autor).

elamordediosconceco@gmail.com

Gustarte a ti mismo.

Gustarte a ti mismo
Cuando no nos gustamos a nosotros mismos,
molestamos a las demás personas.
También nos provocamos mucho estrés.
Cuando nos aceptamos un poco más, dejamos de jugar estos juegos.
Gustarte a ti mismo significa perdonarte.
Si has cometido algunos errores graves,
si has lastimado a otra persona o a ti mismo,
sentirte culpable no servirá de nada.
Cuando te perdonas por tus errores, de manera automática empiezas a perdonar a los demás
cuando cometen esos errores.
La manera en que te sientas con respecto a ti depende de ti.
Cuando no recibas aliento ni apoyo de nadie,
apóyate a ti mismo.
Reflexiona en los logros que has tenido; piensa en las cosas positivas y generosas que haces.
Cuando nos sentimos bien con nosotros mismos nos llenamos de salud,
tenemos más energía y los problemas no nos parecen tan graves.
Cuando nos sentimos tristes,
o cuando no nos gustamos a nosotros mismos, es casi como si nos castigáramos.
Nos alimentamos con comida chatarra o provocamos discusiones.
No es que lo hagamos de manera consciente, pero así pasa.
Para sentirte bien, nunca critiques, acepta los cumplidos,
ofrece más cumplidos, distingue tu comportamiento de tu persona,
pasa tiempo con personas positivas,
continuamente proyecta en tu cabeza películas sobre cómo quieres ser.
Las personas que no dejan de decirte lo maravillosas que son, tienen poca confianza en sí mismas.
Las personas que no dejan de decirte lo ricas o listas que son, o cuántos amigos famosos tienen,
usualmente no se agradan mucho a sí mismos.
Su estrategia es que si logran gustarte, tal vez empiecen a gustarse a sí mismos.
La gente que no tiene mucho y que no puede hacer mucho,
es la que habla más.
Si comprendes por qué la gente alardea, entonces dejarán de irritarte tanto.
(Andrew Matthews).

elamordediosconceco@gmail.com

Fuerza y coraje.

Fuerza y Coraje
Es preciso tener fuerza para ser firme,
pero es preciso tener coraje para ser gentil.
Es preciso tener fuerza para defenderse,
pero es preciso tener coraje para bajar la guardia.
Es preciso tener fuerza para ganar una guerra,
pero es preciso tener coraje para rendirse.
Es preciso tener fuerza para estar en lo cierto,
pero es preciso coraje para tener duda.
Es preciso fuerza para mantenerse en forma,
pero es preciso coraje para mantenerse en pie.
Es preciso tener fuerza para sentir el dolor de un amigo,
pero es preciso coraje para sentir los propios dolores.
Es preciso tener fuerza para soportar el abuso,
pero es preciso coraje para hacerlo parar.
Es preciso tener fuerza para quedarse solo,
pero es preciso tener coraje para pedir apoyo.
Es preciso tener fuerza para amar,
pero es preciso tener coraje para ser amado.
Es preciso tener fuerza para sobrevivir,
pero es preciso coraje para vivir.

"El camino del encuentro" - Fragmento
Jorge Bucay
elamordediosconceco@gmail.com